PRIMERAS PALABRAS

Las primeras palabras

Las primeras palabras

PRIMERAS PALABRAS

Ese momento tan esperado, “que mi hijo hable”, que diga mamá o papá, es el sueño de todo padre, y también es un hito muy importante en el desarrollo del lenguaje.

Como todo en el ser humano, hablar es un proceso que comienza desde que nacemos: se da el llanto diferenciado, las vocalizaciones y los balbuceos hasta que el niño está preparado para decir sus primeras palabras con sentido comunicativo.

Como todo proceso, requiere de unas condiciones previas para producirse, y cuando no ocurre en el tiempo esperado (11 a 14 meses), podemos pensar en un posible retraso del lenguaje y/o retraso del desarrollo.

Pero, ¿Cuáles son esas señales que nos revelan que un niño podría estar preparado para hablar o no?

A esas conductas las llamamos precursores del lenguaje, y son:

  1. En el ámbito visual: el niño debe poder seguir objetos con la vista, compartir miradas con sus interlocutores y compartir la atención sobre un objeto, es decir, que venga a mostrarte algo que le gusta, o que se interese por un estímulo del ambiente (un animal, una persona, luces, etc) y te lo haga saber con un gesto, sonido o mirada.
  2. En el área auditiva: necesita prestar atención a los sonidos e intentar localizarlos.
  3. En el área motora: requiere poder imitar gestos y movimientos corporales. Una vez desarrollada esta habilidad, es que el niño está capacitado para imitar palabras, antes no.
  4. Aptitudes pre-orales: imitar sonidos, que pueden ser onomatopéyicos y vocalizaciones.
  5. Habilidades pragmáticas: alternar turnos en un juego, saludos o despedidas. Pedir usando gestos/aceptar/rechazar.
  6. Señalar apuntando con el dedo.
  7. Habilidades cognitivas: es importante que el niño tenga lo que llamamos “permanencia del objeto” es decir, que el niño sea capaz de buscar un objeto que ha desaparecido de su vista, que fue tapado por una manta o se cayó bajo la cama. Igual de importante es el análisis básico de usar diferentes medios para conseguir un fin. Por ejemplo: quiere coger el biberón, entonces salta o busca una silla para alcanzarlo.

Sí eres una de esas madres que se sienten inquietas porque su hijo no está mostrando los avances esperados en el lenguaje o en su desarrollo general, revisa los ítems antes mencionados, haz un check list, y si le falta alguno, busca orientación de parte de un especialista sobre cómo estimular estas habilidades en casa.

Por otro lado, si el desfase en el desarrollo del lenguaje supera los 6 meses, acude pronto a una evaluación a cargo de un terapeuta del lenguaje/fonoaudiólogo/logopeda, que pueda hacer un plan para ayudarlo a nivelarse en su desarrollo.

Hablar no siempre es comunicarse, y comunicarse no siempre es a través del habla.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza

Registrarse

Se enviará un enlace a tu dirección de correo electrónico para establecer una nueva contraseña.

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.