Duelo perinatal

La Lactancia Materna y Duelo Perinatal: Entre el Amor y el Dolor

La Lactancia Materna y Duelo Perinatal: Entre el Amor y el Dolor

Vivir el duelo perinatal es enfrentarse a la paradoja de pechos llenos, manos vacías y un corazón dividido entre el amor y el dolor. A menudo silenciado y subestimado, este doloroso proceso sigue siendo un tabú en la sociedad, un tema que muchos evitan o desconocen. El fallecimiento de un hijo antes o después de nacer deja una huella imborrable en los padres, los familiares y el equipo médico.

El Dolor, una Realidad Natural

El duelo perinatal es un proceso natural, no un fenómeno que deba psicologizarse o patologizarse. Es la adaptación emocional tras una tragedia, y aunque muchos lo experimentarán en sus vidas, pocos reconocen su impacto.

Cuando la pérdida de un hijo ocurre, no solo se pierde una vida, sino también los sueños y planes que los padres habían concebido.

Lactancia Materna en Medio del Duelo

En medio del duelo perinatal, surge la pregunta: ¿Qué ocurre con la lactancia materna, que la OMS recomienda como modo exclusivo de alimentación durante los primeros 6 meses de vida?

La madre, enfrentando el desafío del duelo, también se enfrenta a la reacción natural de su cuerpo para producir leche. En esta situación, la capacidad de tomar decisiones se ve nublada por la angustia y el dolor. La práctica tradicional a menudo inhibe farmacológicamente la producción de leche, sumiendo a la madre en una experiencia de soledad y desconsuelo.

Acompañamiento Empático

Ante esta situación, profesionales de la salud, como psicólogos perinatales y asesores de lactancia, pueden ser faros en la tormenta. A través de la empatía y el cuidado, pueden ayudar a la madre a atravesar el duelo de manera saludable, explorando opciones como la donación al banco de leche, una forma de brindar amor a otros bebés necesitados. Es crucial recordar que la decisión es de la madre, y no se debe imponer ni crear un ambiente hostil.

El Camino de la Adaptación

En conclusión, tanto el duelo perinatal como la lactancia materna dejan una huella duradera. El proceso de adaptación posterior, influenciado por un acompañamiento saludable, la personalidad y las redes de apoyo, marcará la diferencia. Los recuerdos se activarán en fechas importantes, pero con el apoyo adecuado, el triste acontecimiento puede transformarse en paz, amor y un sentido de memoria meritorio.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza