Un banco de leche es un almacenaje de leche materna que se hace en casa en caso de que la madre y el bebé vayan a estar separados por un tiempo, y esta leche se la pueda administrar otra persona que vaya a estar al cuidado del lactante en la ausencia de la madre.

Limpieza

Antes de las extracciones se debe higienizar el área, lavarse las manos y haber lavado y esterilizado el extractor.

El extractor no hay que lavarlo y esterilizarlo cada vez que se utilice, este puede durar hasta 24 horas si es guardado en una bolsa o un envase dentro de la nevera.

Tipos de extractores y sus usos

Antes de comprar un extractor, es muy importante saber cuál es la mejor opción de extracción para ti. Ya que puedes hacerlo con un extractor manual, uno eléctrico o incluso con las manos. La decisión se verá influida por el tiempo que le puedes dedicar a la extracción, el dinero que tienes disponible, el transporte de este y el nivel de ruido del extractor.

Aquí te presento los distintos tipos de extractores y sus usos1:

  • Extractor manual: Los extractores de leche manuales son silenciosos y prácticos para extracciones ocasionales. Pero pueden suponer mucho trabajo si se utilizan con frecuencia, ya que tienes que bombear continuamente para generar el vacío.
  • Extractor eléctrico: Los extractores de leche eléctricos ofrecen un uso más sencillo y práctico, ya que es el motor el que se encarga de realizar la extracción.
    • Extractor eléctrico simple: Un extractor de leche eléctrico simple es ideal para las extracciones ocasionales.
    • Extractor eléctrico doble: Un extractor doble (que extrae la leche de ambos pechos de forma simultánea) es más práctico si se realizan extracciones de forma regular, tanto por motivos médicos como si has vuelto a trabajar. Además de reducir a la mitad el tiempo dedicado a la extracción, un extractor de leche doble permite obtener, de media, un 18 % más de leche que extrayendo la leche de cada pecho, uno después del otro. Esta es una opción fantástica para madres atareadas. Además, la leche obtenida con la extracción doble tiene un mayor contenido calórico y de grasas.

Uso correcto del extractor

En muchas ocasiones las madres se lastiman o su producción es poca debido a que no saben utilizar correctamente el ordeñador o tienen un tamaño de copa incorrecto.

Extractor manual

Este extractor viene con una palanca, la cual hay que maniobrar de diferentes formas durante la extracción de leche.

  1. Se inicia con un masaje de estimulación al seno.
  2. Comenzar haciendo tracciones cortas y rápidas, imitando la “llamada de la leche” del bebé, por aproximadamente 2 minutos.
  3. Cuando se vea que ya está saliendo la leche y que el seno está estimulado, se empiezan las succiones largas y uniformes, hasta donde se sienta la madre cómoda (no es necesario apretar la palanca hasta el fondo). Evita la tentación de usar demasiada succión y producir dolor. Hacer esto por 8 minutos.
  4. Volver al modo estimulación (tracciones cortas y rápidas) por otros 2 minutos.

Estos pasos se repiten para ambos pechos.

Extractor eléctrico

Estos extractores vienen simples o dobles, por lo que en caso de ser uno simple se repetirán los siguientes pasos para ambos pechos.

  1. Se inicia con un masaje de estimulación al seno.
  2. Iniciar en el modo estimulación por 2 minutos.
  3. Continuar por 5 minutos en velocidad baja.
  4. Otros 5 minutos en velocidad media.
  5. Volver al modo estimulación por 2 minutos.
  6. Continuar con 5 minutos en velocidad alta o hasta donde se sienta cómoda sin lastimarse.

Elige la copa correcta

“Contar con un embudo del tamaño correcto es una parte esencial para obtener un buen flujo de leche durante la extracción. Para ayudarte a obtener el máximo confort (ya que las extracciones no deben ser dolorosas) y la mayor eficiencia en la extracción” 2.

Para elegir la copa correcta, primero se mide el diámetro del pezón desde la base, con ayuda de una regla o cinta de medir. Luego, con el tamaño obtenido en mm se elige el tamaño correcto.

Fuente: Medela (s.f.)

Almacenaje

Para almacenar la leche materna tienes varias opciones: se puede utilizar envases de cristal previamente esterilizados con tapas herméticas, envases de plástico libres de BPA previamente esterilizados y bolsas de almacenaje especiales para leche materna libres de BPA.

Para hacerlo deberá tener seguir las siguientes instrucciones:

  • Etiquete por fuera con la fecha y la hora, para poder sacar primero las que tienen mayor antigüedad.
  • Al extraer la leche debes enfriar en la parte baja de la nevera antes de llevarla al congelador.
  • Se puede mezclar varias extracciones que se hayan hecho en un lapso de 24 horas, llevándolas todas a la misma temperatura en la nevera.
  • Dentro del congelador reservar un espacio para ellas. Lo ideal es ser cajas plásticas o bolsas con cierres para que no entre en contacto con otros alimentos.
  • Separar las onzas de leche según la cantidad que tomará tu bebé, para evitar desperdicios.
  • No sobrellenar, los líquidos aumentan de volumen cuando se congelan.
  • En caso de almacenar en bolsas, es mejor congelar la bolsa acostada, para que esta quede plana, y ocupe menos espacio.

Cómo extraer más leche

Si deseas extraer más leche durante las extracciones, sigue estos consejos:

  1. Relájate. Olvídate de los quehaceres del hogar, del trabajo, este momento debe ser único para ti. No te estreses pensando en la cantidad de leche que tienes que obtener. Busca un lugar cómodo, tranquilo y no pienses en nada, puedes hacer algo que te guste como escuchar música o leer.
  2. Tener algo que te recuerde a tu bebé. La salida de la leche está influenciada por unas hormonas relacionadas con lo emocional (oxitocina) y se activan por los estímulos. Puedes ver fotos o videos de tu bebé, oler su ropita, pensar en sus caricias y en esos momentos mágicos que pasan juntos.
  3. Mientras el bebé mama. Como los niveles de oxitocina están elevados al tener al bebé al pecho, aprovecha la eyección que genera y ordéñate el pecho que tienes libre mientras ofreces el otro.
  4. Crea una rutina. Al crear una rutina acostumbras a tu cuerpo a las extracciones y ayuda a que la producción sea mayor en esas horas de extracción.
  5. Masajear el pecho. Es muy necesario realizar un buen masaje en los pechos antes de empezar la extracción. Un buen masaje previo de los pechos estimula el reflejo de eyección de la leche, haciendo más fácil la recolección.

Cuando empezar a hacer el banco de leche

Hay madres que necesitan hacerlo una vez han dado a luz, debido a una separación entre la madre y el bebé, por múltiples razones. Otras necesitan hacerlo esporádicamente porque van a salir de casa y tienen que dejarle leche para que otra persona se la ofrezca en su ausencia, para esto se tiene un pequeño banco de unas cinco o diez tomas para emergencias. Y, por último, está el caso de las madres que tienen que trabajar, para las cuales se les recomienda iniciar a hacer su banco de leche entre un mes y dos semanas antes de iniciar las labores.

Algo que se debe tener en cuenta es que si se exagera con las extracciones sin necesidad puede provocar congestión mamaria, lo cual puede encarrilar a una mastitis o incluso un absceso mamario.

Extracciones por horarios

Las extracciones se pueden hacer a la hora que se desee, incluso antes de pegar al bebé y aun así no lo dejamos sin leche, ya que los pechos son pozos sin fondo, no es un almacén sino una fábrica que mientras más se extrae más se obtiene.

Los momentos ideales para las extracciones son: antes de acostarse y las madrugadas.

Extracciones por horario: Inicio del trabajo

En República Dominicana, según la ley 16-92 del Código de Trabajo, el artículo 240 dicta:

“Durante el período de lactancia la trabajadora tiene derecho, en el lugar del trabajo, a tres descansos remunerados durante su jornada, de veinte minutos cada uno, como mínimo, con el objeto de amamantar al hijo”3.

Ya conociendo sus derechos como empleada y madre lactante, debe saber que ya iniciadas las labores la rutina cambia un poco, las extracciones deben ser, como máximo, cada 3 horas, para poder mantener la producción de leche, y evitar que los pechos se llenen de FIL (Factor Inhibidor de Lactancia). Para esto, si en tu trabajo no hay una Sala de Lactancia, deberás buscar algún rincón o espacio que te permita relajarte y hacerlas extracciones que necesitas.

Cantidad de leche que hay que dejar en el banco

Para saber la cantidad que se debe almacenar en el banco de leche, hay que calcular el tiempo que se estará separada del bebé, el número de tomas, las onzas que toma de acuerdo con su edad y las tomas de emergencia.

Por ejemplo:

En caso de una madre ausentarse 8 horas laborables, y su bebé se alimenta de 3 meses se alimenta cada 2 horas con 3 onzas, esta deberá almacenar 12 onzas de leche, las cuales estarán separadas en bolsas o envases de 3 onzas.

Algo que se debe tener muy presente es que las onzas de leche que se tomen del banco deberán ser repuestas, para evitar que el banco disminuya.

Al momento de contabilizar la cantidad se debe calcular las onzas tomando en cuando los meses que tendrá el bebé al momento de que se le vaya a ofrecer la toma.

Cantidad de onzas de leche materna a tomar según la edad

Leche materna

1 mes → 1 a 1.5 onzas

2 meses → 2 a 2.5 onzas

3 meses → 3 a 3.5 onzas

4 meses → 4 a 4.5 onzas

5 meses → Será definida por el bebé.

Tiempo de conservación

Aprenderse la siguiente tabla es muy importante, ya que es la que va a garantizar que la leche materna no pierda nutrientes o se dañe.

Conservación

Recién exprimida

Descongelada en el refrigerador

Descongelada en agua caliente

Temperatura ambiente

6 a 8 horas (la temperatura no debe superar los 25 °C)

1-2 horas (la temperatura no debe superar los 25 °C)

Ofrecer inmediatamente

Refrigerador

5 días (0 a 3.9 °C)

24 horas

4 horas

Congelador (refrigerador junto)

15 días

No volver a congelar

No volver a congelar

Congelador (refrigerador separado)

3 a 6 meses (-18 °C)

No volver a congelar

No volver a congelar

Congelador (uso único para este fin)

6 a 12 meses (-20 °C)

No volver a congelar

No volver a congelar

Fuente: KidsHealth for Neumors (2015)4.

Forma correcta de descongelar la leche materna

La forma correcta para descongelar la leche es poniéndola en el refrigerador el día anterior a cuando la vayas a usar, puede tardar hasta 24 horas para descongelarse, cuando la vayas a ofrecer y no esté totalmente descongelada o al bebé no le guste la leche fría, puedes ponerla bajo el grifo y dejar que le corra agua encima de la bolsa o recipiente hasta que tenga la temperatura deseada.  

En caso de no haber podido poner la leche en el refrigerador el día antes, y la leche se necesite en el momento, se puede poner bajo el grifo dejándole correr agua hasta que se descongele.

Otra forma es calentando agua en una olla hasta que esté tibia, e introducir la bolsa o recipiente con la olla apagada.

No es recomendable el uso de los calentadores de leche, ya que estos hierven el agua con la bolsa o recipiente dentro, provocando que la leche pierda nutrientes.

Cambio en el aspecto de la leche

Es normal que cuando la leche materna se introduzca en el refrigerador cambie de aspecto, puede cambiar de color tornándose azulado, amarillo o marrón cuando se refrigera o se congela. Asimismo, puede mostrar grasa encima o algunos grumos, los cuales no son indicativos de que la leche esté dañada, sino que este es un proceso de separación de entre la leche más grasa y la que contiene más agua. Para unirlas todas, se debe mover el recipiente en círculos para que se mezcle bien.

“La leche descongelada puede tener olor o sabor a jabón debido a la separación de las grasas presentes en la leche. Sigue siendo seguro tomar la leche y la mayoría de los bebés no tendrán ningún problema con ella. Si a su bebé no le gusta, puede calentar la leche hasta el primer hervor (burbujas alrededor de los bordes) inmediatamente después de extraérsela y luego enfriarla y congelarla rápidamente. Esto anula la enzima que descompone las grasas de la leche” (KidsHealth from Nemours, 2015).

Herramientas para ofrecer la leche materna

En caso de que las extracciones hayan sido porque hubo una separación entre la madre y el bebé inmediatamente el nacimiento, no se debe utilizar el biberón para ofrecer la leche materna, para evitar confusión tetera-pezón. Por lo tanto, la misma se puede ofrecer en métodos alternativos como:

  • Dedo-jeringa
  • Jeringa
  • Gotero
  • Vasito o la tapita de un biberón

Para el uso del biberón es bueno esperar que la lactancia esté bien establecida, siendo esto aproximadamente a los 45 días o mes y medio de lactancia.

Fuentes

  1. Medela. (s.f.). Cómo elegir un extractor de leche. Medela. Obtenido de medela.es/lactancia/viaje-de-las-madres/como-elegir-extractor-leche
  2. Medela. (s.f.). Selección del tamaño adecuado para tu embudo de Medela. Medela. Obtenido de https://www.medela.es/lactancia/viaje-de-las-madres/tamano-del-embudo
  3. Código de Trabajo de la República Dominicana (2012). Ley 16-92: Artículo 240.
  4. KidsHealth for Neumours (2015). Conservación segura de la leche materna. (E. P. Ben-Joseph, Ed.) KidsHelth for Nemours. Obtenido de https://kidshealth.org/es/parents/breastfeed-storing-esp.html#:~:text=%C2%BFExactamente%20cu%C3%A1nto%20tiempo%20puedo%20conservar,F%20o%2025%20%C2%B0C)

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza

Registrarse

Se enviará un enlace a tu dirección de correo electrónico para establecer una nueva contraseña.

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.