¿Tu hijo se porta mal? Averigua por qué

¿Tu hijo se porta mal? Averigua por qué

Hace unas semanas conversando con la mami de una pacientita me dice que en el cole se quejaban porque estaba pellizcando a un compañerito de clases: “Cada vez que se enoja maltrata”, lo curioso es que solo sucede con ese niño en especial.

Indagando y recogiendo información supimos que ese niño le trata feo, le dice cosas que no son agradables para ella y cuando se enoja así lo muestra, así reacciona. Y eso no quiere decir que esté bien o que solo hay que dejar pasar.

Muchos padres e incluso maestros se quejan porque sus niños se portan mal, tienen conductas difíciles, comportamientos que no pueden manejar, pero pocos de ellos intentan averiguar de dónde o qué está causando estos comportamientos.

Existen miles de razones por las que un niño, incluso un adolescente, puede tener conductas difíciles: divorcio de los padres, maltrato en la familia, alcoholismo en la familia, abusos sexuales, verbales, físicos, duelo, entre muchos otros. ⠀

Lo importante en todo esto es siempre ir más allá de la conducta. ⠀

Algo importante también es que, muchos adultos ven las conductas esperadas para la edad en la que se encuentra ese niño como malas, inadecuadas, cuando probablemente este solo este comportándose como un niño de su edad. ⠀

Es muy importante informarte sobre la etapa de desarrollo en que se encuentra tu pequeño; ser empáticos, disciplinar y educar con cariño y respeto. ⠀

Si bien los psicólogos nos encargamos de temas emocionales, estamos llamados a recomendar a los padres hacer pruebas médicas a los niños antes de trabajar ciertas “malas conductas”, ya que podrían estar padeciendo algún tipo de problema que les afecte, por ejemplo, problemas de audición, visuales, entre otros. ⠀

Papá, mamá, profe, enfócate en fortalecer sus habilidades y no criticar sus deficiencias más si en trabajarlas.

Pide ayuda, crea redes de apoyo. Descansa lo que puedas, cuida tu salud.

Siempre pregunta y haz tus averiguaciones a ver qué pasa más allá.

Recuerda que tu hijo te necesita como figura de autoridad, pero también como su guía en respeto y empatía.

Espero les sirva este escrito.

Con cariño, Joha

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza