¿Cómo detectar a tiempo una apendicitis en niños y adolescentes?

¿Cómo detectar a tiempo una apendicitis en niños y adolescentes?

¿Cómo detectar a tiempo una apendicitis en niños y adolescentes?

¿Qué es una apendicitis?

La apendicitis es cuando el apéndice, un pequeño órgano conectado al intestino grueso, se inflama. Es una de las emergencias quirúrgicas que ocurre con más frecuencia en niños y adolescentes.

¿Por qué se produce?

El apéndice es una especie de tubito que se conecta con una parte del intestino grueso. Si algo bloquea ese tubito, puede inflamarse y acumular bacterias, lo que causa una infección.

Este puede obstruirse por diferentes razones:

  • Acumulación de material fecal
  • Ganglios linfáticos inflamados en el intestino
  • Parásitos
  • Objetos extraños que se ingieren accidentalmente
  • Lesiones en el abdomen
  • Tumores

¿Cómo sé que mi hijo tiene apendicitis?

Si su hijo presenta dolor abdominal, esté atento a los siguientes signos y síntomas:

  • El dolor es el síntoma principal, comenzando alrededor del ombligo o en la parte inferior derecha del abdomen. Puede ser intermitente al principio, pero con el tiempo se volverá constante e intenso.
  • Pérdida de apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre leve.
  • Diarrea, especialmente en pequeñas cantidades y con mucosidad.
  • Abdomen inflamado y distendido.

¿Cuáles niños tienen riesgo de tener apendicitis?

La apendicitis ocurre con mayor frecuencia entre los 5 y los 20 años. Los niños con fibrosis quística pueden estar en mayor riesgo de padecerla. Además, si hay antecedentes familiares de apendicitis, el riesgo también podría aumentar.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico de apendicitis en niños puede ser complicado por diversas razones. Muchos trastornos generan síntomas parecidos, como gastroenteritis, procesos virales, adenitis mesentérica, neumonía y enfermedad de Crohn. En ocasiones, los niños, especialmente los más pequeños, tienen dificultades para comunicar lo que sienten, lo que dificulta una evaluación precisa. Además, pueden no presentar los síntomas típicos ni los signos que se buscan durante el examen clínico, especialmente si el apéndice no se encuentra en su posición habitual.

El médico examinará el abdomen del niño en busca de señales de dolor o áreas sensibles al tacto. También solicitará análisis de sangre, principalmente un hemograma, y pruebas de orina. Es probable que se realice una ecografía abdominal, que es muy sensible para el diagnóstico, o una tomografía axial computada (TAC) en caso necesario.

Es importante seguir las indicaciones del equipo médico. Puede que te pidan no darle alimentos ni líquidos a tu hijo hasta tener un diagnóstico definitivo.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento variará según los síntomas, la edad y el estado de salud general de tu hijo. La apendicitis es una situación que requiere atención quirúrgica urgente.

La forma más efectiva de tratar la apendicitis es mediante la extirpación del apéndice inflamado, un procedimiento conocido como apendicectomía. Hay dos métodos para llevar a cabo esta operación:

  1. Apendicectomía abierta o tradicional: Se realiza una incisión en la parte inferior derecha del abdomen para acceder al apéndice inflamado y luego extraerlo.

  2. Apendicectomía laparoscópica: Este enfoque es más común en casos de apendicitis no complicadas. Se hacen pequeñas incisiones en el abdomen para insertar una cámara que permite ver el interior y herramientas para retirar el apéndice.

El equipo médico tomará la decisión sobre el mejor enfoque para tu hijo en función de la evaluación médica.

¿Cuáles son las complicaciones?

La inflamación del apéndice puede evolucionar rápidamente hacia una condición de apéndice infectado y perforado. Esta transformación puede ocurrir en cuestión de horas, representando una situación crítica. Un apéndice perforado es una emergencia médica que debe ser tratada de inmediato, ya que si no se aborda, puede ser potencialmente mortal.

Cuando el apéndice se perfora, las bacterias presentes pueden infectar los órganos en la cavidad abdominal, desencadenando una infección conocida como peritonitis. Esta infección bacteriana puede propagarse rápidamente y su tratamiento puede ser complicado si el diagnóstico se retrasa.

¿Que esperar como padre antes y después de la cirugía?

Antes y después de la cirugía, el equipo médico administrará líquidos y antibióticos a través de las venas de su hijo. Esto se hace para prevenir posibles complicaciones, incluyendo infecciones graves. Además, se le proporcionarán medicamentos para aliviar el dolor.

En el caso de que se haya producido una perforación del apéndice, es probable que su hijo necesite permanecer en el centro de salud por un período prolongado después de la apendicectomía. Esto permitirá completar un esquema de antibióticos para asegurarse de que cualquier infección sea controlada adecuadamente.

¿Qué puede hacer mi hijo después de la cirugía?

Una vez que su hijo haya recibido el alta médica, es importante que limite sus actividades. Durante las primeras semanas después de la cirugía, debe evitar cargar objetos pesados y abstenerse de participar en deportes de contacto. Su médico le proporcionará una receta de analgésicos que su hijo tomará en casa para controlar cualquier molestia.

A pesar de la cirugía, es recomendable que su hijo se mueva en lugar de permanecer en cama para prevenir el estreñimiento. Mantener una actividad leve puede ayudar a que su recuperación sea más cómoda y eficiente.

¿Qué hacer como padre si mi hijo presenta síntomas de apendicitis?

Si sospecha que su hijo podría estar experimentando síntomas de apendicitis, no dude en comunicarse con su pediatra o buscar atención médica de manera inmediata. La detección temprana y el tratamiento oportuno, ya sea a través de medicamentos o cirugía, contribuirán significativamente a una recuperación más exitosa y rápida para su hijo. No subestime la importancia de actuar rápidamente en caso de sospecha de apendicitis.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza