Estreñimiento en niños

Estreñimiento en niños

La Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica define el estreñimiento como un concepto clínico que no se circunscribe exclusivamente a la frecuencia de las deposiciones, sino que engloba también las características de estas y diferentes manifestaciones asociadas a la defecación.

El estreñimiento es un síntoma que puede presentarse en cualquier etapa de la vida, con un estado de retención de las heces en el colon.  Al estreñimiento funcional también se le conoce como constipación primaria, donde la retención de las heces es voluntaria y no consecuencia de ninguna condición subyacente o anómala.

El detonador más frecuente del estreñimiento funcional en los niños es el dolor al acto de defecación, lo que conlleva a una retención de heces en el colon, aunque parecen intervenir otros factores agregados como:

  • Dieta baja en fibra: Las fibras producen un aumento en la masa fecal, lo que lleva a un aceleramiento del tránsito intestinal, ayudando así a prevenir la constipación.
  • Inadecuada ingesta de líquidos: Dentro de las funciones de los líquidos en el colon es la absorción, llevando el contenido intestinal de un estado líquido a sólido, preparando así las heces para su expulsión.
  • Falta de actividad física: Con el ejercicio se producen modificaciones del flujo sanguíneo intestinal produciéndose por un aumento de la motilidad, favoreciendo el desplazamiento de las heces hacia el ano.

Características de la constipación

  • Disminución de la frecuencia de las evacuaciones.
  • Heces duras y voluminosas.
  • Dolor a la evacuación.
  • Sangrado anal traumático.
  • Distensión abdominal.
  • Falta de apetito.
  • Posturas de retención.

Diagnóstico de estreñimiento en niños

Para el diagnostico de un niño con estreñimiento la base es una historia clínica dirigida y una exploración física adecuada donde se obtengan suficientes datos para determinar si es una constipación funcional u orgánica.

En la historia se debe investigar sobre la frecuencia y las características de las heces, siendo de utilidad aquí el uso de la Escala de Bristol, además de la presencia de los criterios de Roma IV para el diagnóstico de estreñimiento funcional.

Criterios

Para los niños de 0-4 años establece que se debe cumplir dos de los siguientes criterios durante al menos un mes:

  • Dos o menos deposiciones por semana.
  • Historia de retención fecal excesiva.
  • Historia de defecación dolorosa o heces duras.
  • Historia de deposiciones voluminosas.
  • Presencia de una gran masa fecal en el recto.
  • Historia de deposiciones voluminosas que pueden obstruir el inodoro.

Para los entre los niños de 4 – 18 años establece que se debe cumplir dos o más de los siguientes criterios durante al menos una vez por semana, por un mínimo de un mes:

  • Dos o menos deposiciones por semana en el sanitario.
  • Al menos un episodio semanal de incontinencia fecal.
  • Antecedentes de posturas retentivas o retención de la masa fecal de manera excesiva y voluntaria.
  • Historia de defecación dolorosa o de heces pétreas.
  • Presencia de heces de gran volumen en el recto.
  • Antecedentes de deposiciones voluminosas que pueden obstruir el sanitario.

Tratamiento

Las medidas terapéuticas deben ser individualizadas, adaptarse al grado de constipación de cada paciente y la fisiopatología en curso. Estas medidas en general van orientadas a disminuir el dolor al momento de la defecación. Para lo que se debe realizar una combinación de medidas en las que se incluyen educación del niño y sus familiares, modificaciones en la dieta, modificación del comportamiento y tratamiento médico.

El uso de los laxantes va dirigido a mejorar la frecuencia y características de las evacuaciones, así como disminuir o evitar las recaídas. Se considera que la dosis correcta de los laxantes es con la que se consigue una deposición de consistencia normal diaria sin complicaciones.  Los padres deben realizar ascensos o descensos del laxante de acuerdo como el niño va respondiendo al mismo. Nunca se deben utilizar laxantes o supositorios para estimular la evacuación sin indicación de un Pediatra o Gastropediatra.

Fuentes

Montoro AM, Garcia JC, Gastroenterología y hepatología. Problemas Comunes en la Práctica Clínica. 2ª ed. Madrid: AEG; 2012

Madrazo J, Nutrición y gastroenterología pediátrica, 1ª Edicion, McGraw Hill, Mexico, 2015.

Sanz Pereiro P, Ortiz Lucas M, Sanz Tejero Shila. Cuidados en el estreñimiento. MedNatur. 2010; 4(2): 66-71.

Asociación Española de Fisioterapia [sede Web]. Madrid: Asociación Española de Fisioterapeutas; 2013. Fisioterapia para el estreñimiento. URL disponible: http://www.aefi.net/Fisioterapiaysalud/fisioterapiaparaelestrenimiento.aspx.

Arguelles F, Garcia M, Pavon P, Roman E, Silva G, Sojo A, Tratado de gastroenterología, hepatología y nutrición pediatrica, 2ª Edicion, Oceano/Ergon, España, 2010.

Fontana F, Bianchi C, Conti-Nibali S, et al. Bowel frecuency in healthy childre. Acta PediatrScand. 1989;78:682-4.

Ribes C, Frauca E, Garcia J, Espin B, Martin J, Tratamiento en gastroenterología, hepatología y nutrición pediátrica, 4ª Edicion, Ergon, España, 2016.

Escudero Alvarez E, GonzalezSanchez P, La fibra Dietética, Madrid, NutHosp 2006, 21:61-72.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza

Registrarse

Se enviará un enlace a tu dirección de correo electrónico para establecer una nueva contraseña.

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.