EVALUACIÓN AUDITIVA EN BEBÉS - ELEIN TONA

Importancia de la evaluación auditiva en bebés

Importancia de la evaluación auditiva en bebés

Escuchar es el proceso de percibir y dar significado a los sonidos.

Esto nos permite aprender lenguaje y desarrollar procesos mentales fundamentales para el aprendizaje escolar.

Cuando una pérdida auditiva ocurre se interrumpen en diferentes grados estos procesos,  afectando el óptimo desarrollo del niño y el bienestar general de la familia.

La OMS arrojó en 2021 cifras alarmantes en cuanto a la pérdida auditiva:

en Latinoamérica 3 de cada 1,000 bebés nacen con algún grado de pérdida auditiva, y de éstos uno tiene pérdida auditiva profunda. Si consideramos también las pérdidas auditivas que se adquieren en la primera infancia debido a enfermedades u otitis no tratadas, este número se eleva aproximadamente a 50,000  niños con pérdida auditiva en un año.

Las causas de la pérdida auditiva son muy extensas.

Entre las más frecuentes se encuentran: factores genéticos, complicaciones en el parto, prematuridad, ciertas enfermedades infecciosas, otitis crónicas, exposición a sonidos fuertes, uso de medicamentos ototóxicos (que dañan el oído) y el envejecimiento. En los niños casi el 60% de la pérdida de audición se debe a causas como otitis y complicaciones congénitas (OMS, 2021).

La manera más eficaz de prevenir y tratar la pérdida auditiva es a través del screening auditivo neonatal; el cual se realiza por medio de un estudio llamado Emisiones Otoacústicas (EOA). Es una prueba sencilla, indolora y no invasiva, que se le debe realizar a los bebés entre el tercer día de nacidos y su primera consulta pediátrica a los 15 días.

Otro estudio alternativo es el de Potenciales Evocados Auditivos, el cual es un poco más detallado en cuanto a procedimiento y se indica sí hay sospecha de hipoacusia (pérdida auditiva) o sí existen antecedentes hereditarios, prenatales o al momento del parto que pudieran predisponerla.

Detectar a tiempo una pérdida auditiva permite hacer un abordaje temprano.

Esto significa proveer de la ayuda auditiva correspondiente, bien sean audífonos o implante coclear, y dar el acompañamiento profesional adecuado que permita el óptimo desarrollo tanto del lenguaje como de las habilidades necesarias para el aprendizaje de los contenidos escolares. El desarrollo y crecimiento del cerebro también está en juego, ya que las neuronas de un sentido que no se utiliza, son reorganizadas para “trabajar” en favor de otro sentido. De tal manera que si el sentido de la audición se encuentra deprivado, esas neuronas comenzarán a funcionar para otro sentido activo, dejando con menor eficacia el área cerebral donde se procesan y dan significado a los sonidos y las palabras. Por eso la hipoacusia o pérdida auditiva es considerada una “emergencia neurológica”.

Cuando hay desfases en el lenguaje, la audición es el primer aspecto a descartar, ya que siempre va a afectar en mayor o menor grado al desarrollo de la comunicación y del habla.

En conclusión, es muy importante realizar una evaluación auditiva a los bebés recién nacidos, durante los primeros 15 días de vida a fin de detectar tempranamente la pérdida auditiva, y buscar solución a tiempo cuando se presente, evitando retrasos en el desarrollo del lenguaje y las habilidades mentales que intervienen en el aprendizaje. Sí tu bebé tiene 3 meses o más y tu pediatra aún no le ha indicado esta valoración, pídele que lo haga, a fin de prevenir o tratar según sea el caso.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza

Registrarse

Se enviará un enlace a tu dirección de correo electrónico para establecer una nueva contraseña.

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.