ARTÍCULO LA PRIMERA VISITA AL PEDIATRA - LIVETTE PEÑA

La primera visita al pediatra

La primera visita al pediatra

Las consultas pediátricas de control son una forma importante de monitorear el crecimiento y el desarrollo de tu bebé y de detectar problemas graves. Estos chequeos regulares también ofrecen la oportunidad de desarrollar una relación con el médico de tu bebé.

Un control de niño sano es cuando usted lleva a su niño a ver a un pediatra con el propósito de prevenir problemas de salud. También es un buen momento para hacer preguntas y conseguir información de cómo mantener a su niño fuera de peligro.

Su niño debe tener controles de niño sano regulares desde el nacimiento hasta los 17 años.

Es probable que el médico de tu bebé recomiende la primera consulta pediátrica de rutina dentro de los tres a cinco días posteriores al nacimiento. Se necesitarán consultas pediátricas adicionales de rutina cada una o dos semanas y, más adelante, cada uno o dos meses durante el primer año.

En este primer control de salud, se debe realizar una historia clínica completa y minuciosa, que va a servir de punto de partida para el seguimiento de la salud del niño durante toda la edad pediátrica. En este tipo de consulta, tiene especial interés: la recogida de datos del control de la gestación actual y los datos relativos al parto y a la evolución durante la estancia en la maternidad, siendo las fuentes habituales de información: los informes de alta hospitalaria y los padres.

Durante el control, debes saber que el médico realizará un examen físico exhaustivo. Es muy importante que menciones cualquier preocupación que tengas o cualquier área que desees que el médico revise.

El recien nacido se debe encontrar desnudo, sobre una superficie firme, se inicia tomando las medidas de peso, longitud y perímetro cefálico o craneal. Los cuales deben ser anotados y reflejados en curvas de percentiles.

Como norma general, durante los primeros días de vida, se produce una pérdida de peso fisiológica que puede alcanzar hasta el 7% del peso al nacimiento, y que suele recuperarse al décimo día de vida. A partir de entonces, se considera normal, un incremento de peso de unos 25-30 gramos al día.

Luego se inicia a realizar una exploración neurológica. Iniciando con la interacción madre-hijo. La madre no debe mostrar: fatiga ni angustia y debe ser capaz de calmar al recien nacido sin ansiedad y este debe mostrar una respuesta positiva.

El llanto debe ser enérgico, acompañado de un buen cambio de coloración cutánea y calmarse con facilidad. Se debe aprovechar para descartar signos de parálisis facial.

También se evalúa la postura, la movilidad, el tono muscular y reflejos. Esto es de vital importancia para ver si existe algún déficit neurológico o signo de enfermedad degenerativa.

Se continúa con la evaluación cardiorrespiratoria, una parte esencial y vital, donde iniciamos viendo la coloración cutánea del recien nacido, lo normal es sonrosada. Si es de piel oscura, las mucosas son indicadores más fidedignos de la presencia de cianosis. La temperatura corporal normal debe ser: 36-36,5ºC (axilar) y 37-38ºC (rectal). El relleno capilar normal debe ser menor de 2 segundos. La frecuencia  respiratoria normal oscila entre 40 y 60 respiraciones por minuto, y esta suele presentar: una respiración periódica, alternando fases de frecuencia regular con otras breves de ausencia de movimientos respiratorios; por lo general, de 5-10 segundos que no se acompañan de cianosis ni bradicardia, siendo esto normal.

En la exploración cardiaca se debe confirmar la presencia de los tonos cardiacos fuertes en el tórax izquierdo y la ausencia de arritmias. La frecuencia cardiaca normal oscila entre 120 y 160 latidos por minuto, y varía con los cambios de la actividad. La presencia de un soplo cardiaco puede ser un signo de una cardiopatía congénita; aunque, durante la primera semana de vida y, especialmente, en los tres primeros días, es frecuente auscultar soplos transitorios sin repercusión patológica, que no se acompañan de cianosis ni signos de fallo cardiaco.

Continua el examen físico desde la cabeza a los pies :

  • El médico revisará las partes blandas (fontanelas) en la cabeza de tu bebé. Son espacios entre los huesos del cráneo donde la formación de los huesos no está completa. El punto más pequeño de la parte posterior de la cabeza suele cerrarse a los dos o tres meses de edad. La fontanela más grande en el frente a menudo se cierra alrededor de los 18 meses.
  • El médico usará un instrumento llamado otoscopio para controlar que no haya líquido o una infección en los oídos de tu bebé. El médico podría observar la respuesta de tu bebé a diferentes sonidos, incluida tu voz.
  • El médico observará los ojos de tu bebé con un instrumento llamado oftalmoscopio. A medida que tu bebé crece, el médico podría captar la atención de tu bebé y luego seguir el movimiento de sus ojos.
  • El médico podría revisar el paladar de la boca de tu bebé para ver si hay una abertura (paladar hendido). Observar el interior de la boca de tu bebé podría revelar signos de candidiasis oral, una infección por levaduras común, que se trata fácilmente. A medida que tu bebé crece, el médico podría preguntarte si has notado que el bebé tiene más babeo o ganas de morder que habitualmente. Estos generalmente son los primeros signos de la dentición.
  • Durante el examen se podrían identificar varias enfermedades de la piel, incluidas marcas de nacimiento o sarpullidos.
  • Corazón y pulmones.Ya mencionados anteriormente y su importancia
  • Al presionar suavemente el vientre de tu bebé, el médico puede detectar sensibilidad, órganos agrandados o masas inusuales. Aquí se valora el cordón, el cual debe estar seco, tener un color oscuro y no debe presentar signos de infección: secreción purulenta, olor fétido y enrojecimiento cutáneo alrededor del mismo. La existencia de un granuloma, suele requerir cauterización
  • Caderas y piernas.El médico podría mover las piernas de tu bebé para controlar que no haya dislocación u otros problemas con las articulaciones de la cadera.
  • El médico probablemente inspeccionará los genitales de tu bebé para detectar sensibilidad, bultos u otros signos de infección. En el caso de los niños, el médico se asegurará de que ambos testículos hayan descendido hasta el escroto y, en el caso de haber circuncisión, si el pene está cicatrizando correctamente. En las niñas los labios mayores suelen encontrarse enrojecidos y edematosos durante los primeros días por influencia de las hormonas maternas, lo que puede provocar un flujo vaginal de color blanco y consistencia cremosa e, incluso, se puede reemplazar por una seudomenstruación en los primeros días de vida, que no es considerada patológica y que puede prolongarse durante unas 2 semanas.

A partir de los datos recogidos en la historia clínica, se debe confeccionar un plan de actuación frente a cada uno de los problemas detectados. Aunque, no debemos olvidar nunca establecer una serie de recomendaciones básicas de actividades de promoción de la salud, común para todos los recien nacidos normales como son: la promoción de la lactancia materna, promoción a esquema de vacunas completo, promoción a la salud buco dental, prevención a la muerte súbita del lactante, cuidados de la piel y del cordón umbilical, posturas adecuadas para el sueño y su ritmo horario y orientación para prevenir accidentes infantiles.

Por lo que la primera consulta es de vital importancia, es el inicio para conocer la salud del bebe y para iniciar un seguimiento pediátrico para evitar problemas futuros. Además de crear promoción de la importancia del control del niño sano rutinario.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza

Registrarse

Se enviará un enlace a tu dirección de correo electrónico para establecer una nueva contraseña.

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.