Regresiones del sueño y cómo sobrevivir

Regresiones del sueño y cómo sobrevivir

Es muy probable que estas sean una de las principales informaciones que necesitas saber como madre sobre el sueño de tu hijo. Pues, informarte sobre esto y entenderlo, puede hacer la diferencia en cómo afrontes y manejes su sueño. 

Aquí te comparto las principales informaciones que necesitas saber sobre el tema:

¿Qué son las regresiones de sueño?

Se le llama regresiones de sueño al momento en el que de repente el sueño empeora (comienza a despertarse más, incluso a quedarse despierto en la madrugada sin sueño).

Algunos le llaman progresiones, tratando de que nos enfoquemos en lo positivo, pues normalmente este descontrol en el sueño se debe a un avance en el desarrollo del niño (aprender a gatear, pararse, caminar, etc.).

¿Cuánto dura una regresión de sueño?

Normalmente duran 2-3 semanas, pero depende mucho del bebé y de si se une con otras cosas, pues pudiera pasar que al final de una regresión comiencen a salir algunos dientes o que el bebé se enferme, por ejemplo, y eso hace que el sueño siga descontrolado por más tiempo.

¿Cómo sé si es una regresión de sueño?

Las regresiones se caracterizan por empezar en ciertos momentos en específicos: a los 4 meses, entre 7-9 meses cuando aprenden a gatear, a pararse, a los 12-14 meses cuando empiezan a caminar, a los 18 meses (que suele venir ligado con una ansiedad por separación) y a los 2 años cuando vemos un gran avance en el habla.

Suelen despertar cada dos horas aproximadamente y algunas noches puede durar 2 horas despiertos en la madrugada sin tener sueño.

En algunos la siesta se puede ver afectada, y suelen presentar resistencia a la hora de dormir.

¿A todos los bebés les pasa?

No a todos, pero se pudiera decir que a la gran mayoría sí les pasa, al menos la mitad de estas regresiones. Y claro qué hay muchos que les pasan cada una de estas regresiones.

¿Hay algo que puedo hacer?

Informarte será tu mejor arma, pues pasar esa etapa sin saber qué le pasa a tu bebé hace que te desesperes y que puedas recurrir a medidas desesperadas que pueden hacer que todo empeore.

Al entender que es una etapa, puedes enfocarte en buscar formas de poder descansar a pesar de sus despertadas, cosas como:

  • Mudarte a su cuarto (poner un colchón en el piso por ejemplo).
  • Turnarte con tu pareja o con otra persona que esté involucrada con su cuidado.
  • Buscar ayuda en el día para poder descansar mientras cuidan al bebé.
  • Incluir en tu rutina alguna actividad para ti: yoga, caminar, cantar, bailar (esto te levanta el animo y por lo tanto te hace sentir menos cansada)
  • Dormirte más temprano.

En cuanto al bebé, ayuda mucho mantener las rutinas estables, y si nunca ha tenido una rutina estable, pues nunca es tarde para trabajarlo: que haga sus siestas, que se duerma a una hora a adecuada para sus necesidades, rutina de sueño antes de dormir, un ambiente de dormir adecuado y estable.

En esta etapa no recomendaríamos hacer cambios muy bruscos o importantes como el destete, mudarlos a su cuarto o hacer un entrenamiento de sueño, pues ya de por sí es una etapa difícil para el bebé e incluir otro puede hacer que el proceso sea más caótico para ambos.

¿Después de los 2 años no hay más regresiones?

La verdad es que el sueño no solo puede verse afectado por una regresión de sueño biológica, muchas veces también se ve afectada por cambios en el ambiente o situaciones familiares como el nacimiento de un hermanito, entrada al jardín infantil, una mudanza, muerte de algún ser querido, la partida de alguna nana, etc.

Conclusión

El sueño de nuestros hijos no siempre será estable. Es cierto que hay cosas que podemos hacer para que sea estable la mayor parte del tiempo, pero otras veces no estará en nuestras manos. Pero si está en nuestras manos informarnos, aceptarlo y buscar alternativas para poder descansar lo que podamos utilizando las herramientas con las que contamos.

Compartir:

2 comentarios en “Regresiones del sueño y cómo sobrevivir”

  1. Excelente anuncio. Mi bebe las vivió todas. Ahora mismo estamos saliendo de la regresión de los 18 meses y coincidió con que inició el colegio. Justo al momento que empezó ir al colegio empezaron los despertares nocturnos. Ya teníamos 6 semanas con 3 despertadas en la madrugada y solo quería dormir encima de mi o de mi esposo. Nisiquiera a un lado. Dentro de nuestra desesperación hablamos con muchísimas personas y todas nos recomendaban dejarlo llorar, a lo que no estuvimos de acuerdo, y decidimos hacer unos cambios en la forma de dormirlo. En vez de dormirlo en brazos, lo dormimos directo en la cuna, abrazándolo mucho y con cariños. El primer día se durmió a los 10min sin llorar ni quejarse, el segundo día se durmió a los 10min igual sin llorar ni quejarse, y hoy que es el tercer día lo acostamos en la cuna y se acomodo de una vez para dormir. No tuvimos ni que hacerle cariños. Creo que coincidió con que ya estábamos saliendo de la regresión porque no esperábamos que fuera tan fácil. Para todas aquellas mamás que estén pasando por eso mi recomendación es que conversen con otras mamás que ya lo hayan vivido y hayan salido adelante si utilizar medidas extremas como el cry out porque NO SON NECESARIAS.

    1. Foto del avatar

      Gracias Isabela por compartir esa experiencia tan valiosa. Así es, cuando esperamos el momento adecuado y lo hacemos de una forma respetuosa podemos obtener los cambios que deseamos.
      Espero que puedan seguir avanzando y descansando mejor.

      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Suscríbete a nuestro BLOG

Mantente al día con los mejores consejos de expertos en crianza

Registrarse

Se enviará un enlace a tu dirección de correo electrónico para establecer una nueva contraseña.

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.